Tags

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Una de los mejores aspectos de mi nueva vida como funcionaria, ha sido conocer a muchas personas en mi misma situación. Entre los auxilios judiciales, tramitadores y gestores llegados a Mallorca, sumamos un buen número de ex opositores, de diferentes partes de España y con circunstancias distintas. Sin embargo, a todos nos une la ilusión de disfrutar de nuestra ansiada y recién estrenada plaza como funcionarios.

En este post os voy a hablar un poco de mis nuevos compañeros y, algunos ya, amigos. Las mejores experiencias y etapas de la vida, las hacen las personas de las que te rodeas. Espero que el hecho de conocer mejor a estos nuevos funcionarios en Palma de Mallorca, os anime a identificaros con algunos de ellos y creáis que la plaza funcionarios de justiciaes asequible a todos los perfiles.

Lo que nos diferencia

Hay personas de todas partes de España pero los murcianos y andaluces somos más numerosos. Eso hace que los acentos se mezclen en nuestras reuniones y en los juzgados y que compartamos tradiciones de diferentes sitios.

Otro aspecto diferente son las circunstancias personales de los nuevos funcionarios. Aquí hay un amplio abanico que va desde las personas que tienen familia (e hijos) y la han dejado en la Península, hasta las que se han podido venir con su pareja. También hay otros que nos hemos venidos solos, como es mi caso, pero somos los que menos. La mayoría viaja constantemente a su ciudad de origen si tiene a su familia o a su pareja allí.

Para terminar con las principales diferencias, podríamos hablar de la edad. Sobretodo, hablo de este punto porque muchos me preguntáis si creo que sois demasiado mayores para opositar y aprobar. Pues bien, de los nuevos funcionarios he conocido a personas desde los 25 años a los 50. La gran mayoría somos mujeres y treintañeras.

 

Lo que nos une

Las ganas de aprender nuestras funciones y la ilusión por trabajar en lo que nos gusta. Todos estamos poniendo lo mejor de nosotros mismos en no cometer errores y en formarnos lo más rápido posible. De hecho, la mayoría estamos trabajando más horas de las obligatorias 37,5 horas semanales, para poder aprender y sacar trabajo adelante.

También nos une algo muy importante y de lo que solemos hablar: somos ex-opositores y tenemos la etapa de la oposición muy reciente. Esto hace que valoremos mucho nuestra nueva vida como funcionarios. Valoramos cada tarde libre, cada fin de semana, la alegría de tener días de permiso, un sueldo cada mes…

No todo es perfecto y hay días de trabajo de mucho agobio y estrés. Hay muchas personas que están lejos de sus familias y que tienen que invertir parte del sueldo en vuelos para ir a verlos. Pese a todo eso, tenemos una actitud positiva porque sabemos lo que nos ha costado llegar hasta aquí. Nos consideramos muy afortunados de haber conseguido una plaza en una convocatoria con notas de corte tan altas. Y, hablando con todos estos ex opositores, os puedo asegurar que nadie lo ha pasado bien durante la oposición. Todos ellos tienen una historia detrás de sacrificio y muchos años de trabajo duro.

 

Lo que os he intentado transmitir con este post, es que hay muchos perfiles de aprobados. Todos hemos tenido que pasar por la dura etapa del opositor pero no soy la única que considera que la recompensa merece muchísimo la pena. Seguid adelante porque todos los que somos funcionarios novatos, éramos hace unos meses opositores sufridores. ¡Ánimo que esto se consigue!

 

Ya sabéis que podéis seguirme en Instagram (el_blog_de_patricia_israel) y también en mi página de Facebook para seguir mi día a día como funcionaria y estar al tanto de las noticias sobre las oposiciones de Justicia

P

¿Te ha gustado el post? Me harías muy feliz si lo compartieras 🙂