Tags

, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Hace un año de los exámenes de Tramitación Procesal y Auxilio Judicial de la convocatoria de 2018 (OEP 2016). Fueron mis primeras oposiciones y, en su momento, escribí en este blog mis primeras impresiones de los exámenes de Tramitación y de Auxilio Judicial (el primero lo aprobé y el segundo no).

Un año después todo ha cambiado porque aprobé la oposición de Tramitación Procesal. No sólo el tipo test teórico y práctico del 12 de mayo de 2018 sino también la prueba de mecanografía del 30 de junio. Son fechas que siempre recordarás, junto al día que te dijeron que habías aprobado y el de tu toma de posesión. Ha sido un año cargado de fechas para recordar y, quisiera deciros, a vosotros que aún estáis en el camino, que yo, hace 365 días, no sabía que esto sería así.

Tramitación Procesal- 12 de mayo de 2018

Era mi primer examen en una oposición y no sabía a lo que me enfrentaba. Iba con todo repasado pero hasta el día antes estuve leyéndome esquemas mientras iba en el coche hacia Cáceres (donde me presenté).

La tarde antes no estudié nada y esa noche apenas dormí. Recuerdo que era Eurovisión el mismo día del examen. Recuerdo pensar «cuando empiece Eurovisión ya habrá pasado todo».

Los momentos anteriores al examen los tengo muy presentes. Me saludaron varias personas antes de entrar, que me conocían por mi blog y mi Instagram. Recuerdo que me sentaron en una esquina y que pedí que cerraran la ventana porque el viento me volaba el examen. Recuerdo terminar el test teórico y pensar «Ha sido fácil» y recuerdo terminar el práctico en 15 minutos y pensar: «¿ya está? ¿eso ha sido todo?»

Salí del examen de Tramitación Procesal sabiendo que había hecho un buen examen. Corregí la plantilla provisional en el coche, de vuelta a casa, y ya sabía que tendría entre un 86 y un 89 en la nota. Sin embargo, sabía que las notas de corte serían altas, así que la incertidumbre de saber si pasaría o no, seguiría ahí en las próximas semanas. No obstante, me fui tranquila porque podría descansar esa tarde y al día siguiente. Hasta dos semanas después, no tenía el examen de Auxilio Judicial, así que podía permitirme despejarme un poco… y ver el festival de Eurovisión.

Auxilio Judicial- 26 de mayo de 2018

No tenía claro que fuera a pasar el corte en Tramitación Procesal, así que no podía relajarme y debía darlo todo en Auxilio también. Esos días de estudios entre el examen de Tramitación Procesal y Auxilio, fueron una agonía. Recuerdo estar cansada y sólo podía pensar «un último empujón y serás libre. Pase lo que pase, tendrás unas semanas de libertad» Era lo que me animaba a seguir repasando hora tras hora, cuando el cuerpo y la mente ya no podía más.

Habían sido meses de mucha incertidumbre por las variaciones de fechas de los exámenes. El sprint final de la oposición, después de dos años intensos de estudio, se estaba alargando demasiado. Pensé que si volvían a retrasar la fecha del examen de Auxilio Judicial, no podría seguir a ese ritmo… me sentía incapaz.

El examen de Auxilio Judicial lo recuerdo más vagamente, imagino que la primera experiencia siempre se recuerda más. Recuerdo que me sentaron en primera fila y que en el práctico me puse muy nerviosa. No me podía creer que no entendiera la mayoría de preguntas de una materia que creía dominar.examenes tramitacion y auxilio judicial 2018

Salí del examen sabiendo que no aprobaría. La rabia fue el primer sentimiento que me abordó cuando releí las preguntas del caso práctico y vi que había tantas incongruencias. Ni siquiera las academias se ponían de acuerdo en las respuestas que dar por válidas. Me indigné porque después de dedicar tanto esfuerzo a estudiar, pensaba que no había podido plasmar lo que sabía en ese examen y no por mi culpa, sino por cómo estaban planteadas las preguntas. Salí con tan mal sabor de boca, que nunca he vuelto a revisar ese examen después de ese día.

Y llegó la libertad

Después de esa rabia vino el alivio de saborear la libertad después de meses. Fui muy feliz las siguientes semanas, incluso rompiéndome los dedos practicando la mecanografía (aun sin saber si pasaría el corte de Tramitación).

La prueba de mecanografía fue otra experiencia, que contaré en unos días por aquí, porque se merece un post aparte y éste ya es muy largo.

Gracias por llegar hasta aquí leyendo, querido opositor/funcionario/seguidor. Espero que mi experiencia personal te haya podido motivar o hacer recordar ciertas sensaciones, ¿me cuentas en los comentarios las tuyas del primer examen de la oposición?

Ya sabéis que podéis seguirme en Instagram (el_blog_de_patricia_israel) y también en mi página de Facebook para seguir mi día a día como funcionaria y estar al tanto de las noticias sobre las oposiciones de Justicia

P

¿Te ha gustado el post? Me harías muy feliz si lo compartieras 🙂