Tags

, ,

La rutina del opositor no se detiene, ni siquiera en verano. Hay que seguir rindiendo durante los meses más calurosos, así que aquí os doy consejos para estudiar la oposición en verano.

En mi caso, estuve dos veranos completos estudiando la oposición y para mí, es la época más dura del año. A las altas temperaturas, se suma que nuestro alrededor tiene más tiempo de ocio y por lo tanto, surgen las tentaciones.

Espero que este post de consejos para estudiar la oposición en verano os resulte útil para este verano 2020.

1. Cambia tu horario de estudio

Lo primero que yo hacía cuando llegaba junio, era adaptar mi rutina de estudio diaria. Para evitar alargar la tarde de estudio demasiado, me levantaba antes. Empezaba a estudiar sobre las 7.30 horas y me permitía aprovechar las primeras horas de la mañana en la que aún no hace demasiado calor.

Las horas de estudio efectivo eran las mismas (unas 8) pero las repartía de forma más cómoda para poder terminar antes la jornada del estudio de la oposición.

2. Alarga tu día libre

Durante todo el año, yo tenía un día completo establecido como «libre». Normalmente, era el domingo, aunque por circunstancias familiares o personales, a veces, lo hacía el sábado.

Cuando llegaba el verano, estudiaba el sábado por la mañana desde bien temprano y después de comer, ya consideraba que empezaba «mi fin de semana de opositora». Es decir, descansaba un día y medio a la semana durante los meses de verano. Esto me permitía hacer más planes y disfrutar de más tiempo libre.

Os puedo asegurar, que a nivel de avanzar en el temario, no lo notaba. Si el resto de la semana, cumplía los objetivos y el sábado me levantaba más temprano, al final, llegaba a las mismas metas semanales.

3. Comidas ligeras

Algo bastante práctico en nuestro día a día como opositor en verano, es modificar las comidas que hacemos por alimentos más ligeros. Con la llegada del calor, el cuerpo tiende a estar menos activo y esto nos afecta a la concentración en el estudio. Es normal que notemos que nos cuesta más, llevar el ritmo normal durante las horas efectivas que tenemos planeadas.

Una forma de evitarlo, es no hacer comidas pesadas con digestiones largas en el período estival. Optar por más frutas, verduras y hortalizas, sin olvidar hidratarse bien con agua. Con platos ligeros, podremos mantenernos despiertos durante el tiempo de estudio.

4. Tómate algunos días de vacaciones

Si aún no tienes fecha de examen o si, te quedan varios meses para el mismo, puedes plantearte unas «minivacaciones» para desconectar. Sin duda, el verano es el momento perfecto para desconectar unos días, más allá del día libre semanal.

Aunque creas que no lo necesitas, estar sin estudiar durante varios días seguidos o incluso, semanas, hará que recargues energía para la vuelta.

Recuerda: somos opositores humanos, no máquinas. El descanso es tan importante como el estudio.

5. No pienses en lo que no estás haciendo, piensa en lo que estás construyendo

Para terminar, yo destacaría esa sensación constante que tenemos los opositores en verano de que «nos estamos perdiendo un verano de nuestra vida». Es complicado ver como otras personas a nuestro alrededor planean sus meses de vacaciones y el opositor no tiene más remedio que quedarse con el temario.

Piensa en que estás invirtiendo el verano en tu futuro. Cuando tengas tu plaza, tendrás el resto de tus veranos para disfrutarlos de la forma que desees. Llegar al aprobado, supone muchos sacrificios, entre ellos, «aplazar» ciertos planes que nos gustaría hacer. Pero no es más que eso, aplazarlos.

No dejes que tus ganas de disfrutar actuales y que la influencia con tu entorno, te alejen de conseguir tu propósito. Tienes claro lo que quieres y el verano no es más que una parte más de este camino.

 

Como los opositores, yo no paro mi contenido en Verano. Ya sabéis que podéis encontrarme diariamente en mi cuenta de Instagram. También estoy en Facebook y en mi newsletter:

 

¿Te ha gustado el post? Me harías muy feliz si lo compartieras 🙂