Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Hoy hace exactamente un año que fue mi primer día de academia y por tanto, fue el día que comencé esta carrera de fondo que significa preparar unas oposiciones. Echando la vista atrás, durante este año he pasado por varias de las etapas de las que pasan todos los opositores, pero aún me da la sensación de que me queda un largo camino por delante.

Cuando decides opositar lees, buscas y preguntas, preguntas mucho a opositores de tu entorno, a foros de internet, a instagramers… cualquier información es muy valiosa para un opositor novato, que aún no tiene ni idea de lo que significa opositar. Todos te dicen lo duro que es, que tienes que sacrificar muchas cosas, que hay mucho nivel, pocas plazas y que cada año es más difícil. Pero también hay quién te explica que la meta merece la pena y, seamos claros, todos vamos a por la estabilidad laboral y la calidad de vida que te da un puesto de funcionario.

En mi caso, no barajé demasiadas oposiciones. Estudié Derecho y tenía claro que no quería embarcarme en unas oposiciones a largo plazo como judicatura o notaría, así que fui a por algo “más a corto plazo”. Escribo esto entre comillas porque aparentemente, estas oposiciones pueden parecer más asequibles de lo que realmente son y los tiempos no sólo dependen del opositor. Me explico: cuando yo empecé a prepararme las oposiciones de justicia hace un año, se estaban haciendo los exámenes de la convocatoria 2016 y ya estaban las plazas de la OEP siguiente. Todo hacía presagiar que la siguiente convocatoria estaba asegurada y que sería en poco más de un año. Un año después, seguimos con la misma OEP y sin saber a ciencia cierta cuándo serán los exámenes. Por esto escribía lo de “a corto plazo” entre comillas.

Otras de las visiones que he adaptado a la realidad en este año opositando, es el nivel real de las oposiciones de Tramitación y Auxilio Judicial de la Administración de Justicia. Yo caí en el error de novatos de considerar estas oposiciones más asequibles de lo que son porque el nivel de requisitos es inferior al de una Titulación Universitaria. Además, al haber estudiado Derecho… bueno, pues según he ido avanzando en el temario, me he dado cuenta que no hay que subestimar estos exámenes y que la nota de corte cada año es más alta.

Pese a estos jarros de agua fría de realidad, también hay muchas cosas positivas de los últimos 12 meses. El opositor se va haciendo así mismo y, al final, es una batalla en la que vas venciendo obstáculos con cada peldaño que avanzas. ¿No pensáis que ahora sois más fuertes que cuando empezasteis la oposición?

Sea como sea, este blog y mis redes sociales, me dan la oportunidad de ir compartiendo esta experiencia con vosotros cada día y vuestros mensajes, correos, comentarios y Me Gustas, también son una de las partes buenas de esta carrera de fondo. Comencé este blog sin saber muy bien de qué iban a tratar los artículos y con la sola idea de compartir una nueva etapa de mi vida tras mudarme de Londres. En los últimos meses he descubierto la labor que se puede hacer dedicándole las pocas horas que me quedan libres tras el estudio. Nunca pensé que pudiera ayudar a tantas personas a través de un artículo o una foto, que sepáis que vosotros también me ayudáis en esta carrera, que yo considero que estamos corriendo juntos.

Sigamos.

 

Podéis seguir mi día a día opositando en Instagram (el_blog_de_patricia_israel) y también en mi página de Facebook 

¡Feliz estudio a todos!

P

 

Anuncios