Pues sí, es mayo pero aquí comenzamos el verano pronto porque no nos gusta el frío… ni las lluvias. Hemos tenido una primavera variada, con “fresquito” y con tormentas pero desde hace unos  días las temperaturas ya llegan a los 30 grados y los del sur sabemos que este calor ya no se va hasta octubre.

Como llevo varios años sin vivir el verano completo en España, ni que decir tiene que me hace especial ilusión vivir los rituales de estos días: cambio de la ropa de invierno a verano, sentarte en una terraza sin pensar en si hará frío, saber que la ropa se va a secar en el tendedero el mismo día y poner el aire acondicionado en el coche nada más arrancar.Verano en Andalucía

Mención aparte merece la playa. ¿Conocéis esa sensación de pisar la arena fina y blanca con los pies descalzos por primera vez después de meses de frío? Parece que tus pies blanquitos están pisando terreno desconocido, después de meses (o años) metidos en capas de calcetines y botas.

Como amante del calor, de la luz, del sol, de la playa, os advierto que os quedan unos cuantos artículos sobre estos temas pero… es que el tiempo gris y lluvioso de Londres ya lo tenía muy visto.

Anuncios