Etiquetas

, , , , ,

Palacio de Versalles

El segundo día de nuestro viaje a París lo dedicamos a salirnos del centro de la ciudad, ya que fuimos a ver el famoso Palacio de Versalles. Para llegar a la zona donde está el palacio es necesario comprar un billete especial que cuesta 4,20 euros el trayecto. Desde el centro de París, se tardan unos 40 minutos en llegar al Palacio de Versalles.

La estación de tren o RER (los trenes de París) más cerca al palacio es Versailles Rive Gauche. Hay que andar unos 10 minutos hasta el palacio y es imposible equivocarse de dirección porque todos los turistas se bajan del tren en dicha parada y caminan hacia el mismo lado.

Versalles

Una vez en la entrada, suele haber bastante cola para comprar los billetes de acceso, así que nosotros los compramos por internet en la web oficial. Hay distintos tipos de billetes, según quieras ver más o menos del recinto. Para ver las estancias más famosas y los jardines, basta con el ticket “entrada al palacio” que cuesta 15 euros.

Con dicha entrada te dan un audioguía gratuito que resulta muy útil para escuchar los detalles de cada habitación del palacio. El tiempo medio de visita una vez que has pasado el control de seguridad y la cola para las entradas, es de 1 hora u 1 y media.

Una vez que sales al exterior, queda la otra gran parte del palacio que recorrer, que son los jardines. Si hace buen tiempo, es recomendable dar un paseo por los jardines para hacer fotos a las fuentes y a las impresionantes vistas. Si el tiempo no acompaña, podéis hacer lo que nosotros, coger un trenecito que os lleva por todos los jardines, haciendo paradas para explorarlos. El trenecito es aparte de la entrada y cuesta 7,5 euros.

Detalles:

Wifi gratuita en todo el recinto

Audioguía gratuito con la entrada

Se pueden hacer fotos en todas las habitaciones

Montmartre

Y volvimos al centro de la ciudad para disfrutar de una tarde de sábado por el barrio más bohemio de París, Montmartre. Nuestro hotel no estaba demasiado lejos del barrio, a unos 30 minutos caminando. Existen varias paradas de metro en Montmartre pero os recomendamos bajaros en Anvers (línea 2 azul) porque desde esta estación andaréis una calle recta y os encontraréis con unas magníficas vistas de la Basílica del Sagrado Corazón. Hay una escalinata para subir a la Basílica y a la parte alta de Montmartre. Existe un funicular que os ahorrará la caminata, aunque, sinceramente, no se tarda más de 10 minutos y no es demasiado cansado.

La Basílica del Sagrado Corazón es gratuita, así que os recomiendo entrar. Además se ven unas magníficas vistas de París desde la entrada.

Montmatre

Después del pequeño momento religioso, damos un paseo por el barrio de Montmartre. A las numerosas tiendas de souvenirs se suman restaurantes y por supuesto, la plaza de los pintores, donde intentarán hacer un retrato a toda costa.

Después de pasear por la parte alta, podemos bajar hacia la zona de los cabarets, donde encontraremos el famoso Moulin Rouge.

En Montmartre disfrutamos de la mejor cena de todo el viaje en el restaurante francés La Mandigotte pero eso os lo cuento mejor en el post sobre gastronomía.

Detalles:

Buen sitio para comprar souvenirs, más variedad y mejor precio que en otras zonas.

Si tenéis consultas o comentarios podéis hacérmelos llegar a través de mis redes sociales, contesto SIEMPRE 🙂

Instagram: patriciaisrael87

Twitter: @PatriciaIsMo

Anuncios